RONQUIDO, ESE MOLESTO ACOMPAŅANTE NOCTURNO.

                Conciliar el sueño y descansar cuando tenemos que hacerlo a lado de una persona que ronca puede resultar bastante complicado. Ese molesto sonido puede ser insoportable, pero también hay que tener en cuenta que nos puede estar alertando de posibles enfermedades.

La ronquiopatía es un trastorno respiratorio que puede acarrear consecuencias como somnolencia diurna, cansancio, déficit de atención, bajo rendimiento laboral…

El ronquido se produce cuando dormimos porque los músculos de la garganta y la tráquea se relajan obstruyendo el paso del aire de la nariz a la garganta, esto dificulta la entrada y salida del aire desde los pulmones lo que obliga a respirar por la boca.

Si bien es cierto que los ronquidos no pueden evitarse si podemos adoptar una serie de medidas para disminuirlos:

·         La obesidad es una de las principales causas de los ronquidos porque las vías respiratorias están sometidas a una mayor presión debido a la grasa acumulada en el cuello. Si este es tu caso, lo ideal sería proponerse una bajada de peso siempre de forma sana y guiada por un profesional.

·         Los hábitos posturales que adoptamos a la hora de dormir también pueden influir en los ronquidos. Cuando descansamos boca arriba, la base de la lengua cae hacia atrás reduciendo el espacio por el que pasa el aire. Dormir de lado o incluso ligeramente reclinados utilizando doble almohada, pueden ayudar mantener las vías respiratorias más despejadas y favorecer el paso del aire.

·         El alcohol, el tabaco y los fármacos sedantes, actúan como relajantes de las vías respiratorias causando ronquidos durante el sueño. Evitar al consumo de éstos, especialmente durante las últimas horas de la tarde o antes de dormir, puede ayudar a disminuir los ronquidos.

·         Mantener unos hábitos de descanso regulares, como dormir ocho horas diarias, acostarse siempre a la misma hora… contribuyen a que los músculos de la parte superior de la garganta no se relajen más de lo habitual.

·         Dejar pasar al menos dos horas desde la cena a la hora de irse a la cama. Si nos acostamos con el estómago lleno presionamos el diafragma haciendo que aumenten los ronquidos.

·         Otra causa de ronquidos puede ser la obstrucción de las fosas nasales. Mantener la nariz despejada e hidratada ayuda a aliviar los ronquidos. Para ello podemos utilizar spray a base de agua de mar o eucalipto, aplicarnos cremas hidratantes nasales y utilizar tiras nasales que nos ayuden a mantener despejadas las fosas nasales.

 

Si después de estos consejos no mejora el tema de los ronquidos, sería recomendable acudir al especialista por si detrás del proceso se escondiera alguna patología que se deba corregir con ayuda del médico como pueden ser las apneas del sueño.

 

Esperamos que te haya sido de utilidad y te recordamos que en Farmacia Ardoz nuestro objetivo es tu bienestar.

tiras nasales .jpg